Saltar al contenido

Jukebox o Gramola ¿Qué son?

¿Jukebox o Gramola qué son?

Normalmente, cuando hablamos de una Jukebox nos referimos a las antiguas maquinas de música, o discos, que se veían en los años 40 a 70 en diferentes locales, en las cuales introduciendo dinero podías elegir qué canción escuchar.

A estas maquinas se las conoce, también, con diferentes nombres, Gramolas, Rockolas o Rocolas, Sinfonolas…

Las llamemos como las llamemos, la verdad es que aún podemos disfrutar de ellas, incluso podemos comprar una de ellas y tenerla en nuestra casa.

Las antiguas tenían un tamaño de metro o metro y medio de altura. Hoy en día las podemos encontrar en diferentes medidas, incluso podemos disfrutar de ellas en un tamaño reducido para poder colgarlas de la pared.

Esta es parte de la explicación que os da Wikipedia.

Una jukebox, también conocida en castellano como sinfonolagramola o rocola, es un dispositivo parcialmente automatizado que reproduce música.

Usualmente se compone de una máquina que se opera introduciendo monedas o billetes y que permite seleccionar canciones o vídeos para posteriormente reproducirlos. Suelen ser de un metro y medio de altura, con la parte superior redondeada e iluminación de color en el frente y sus lados verticales, aunque se ha evolucionado a máquinas más compactas, con la facilidad de montarlas a en las paredes pero aún conservando la iluminación decorativa que las caracteriza.

La selección de los temas anteriormente se llevaba a cabo a través de una botonera que, mediante una combinación, permitía indicar una canción específica entre una lista de discos. Ahora se hace a través de un monitor con pantalla táctil que permite buscar la canción o artista deseado para seleccionarlo y posteriormente reproducir el contenido.

Wikipedia

Pero ¿Por Qué Comprar una Jukebox?

Explicaciones aparte, dejando a un lado la historia, olvidándonos de todo esto, ¿por qué comprarnos una Jukebox?

¿Qué razón puede impulsarnos a adquirir uno de estos “maravillosos” y entrañables “artefactos”, si tenemos en cuenta que el mercado de los aparatos de reproducción de música (tocadiscos, reproductores de CD´s, reproductores MP3…) ha avanzado de una forma tan extraordinaria, en todos los sentidos, que escuchar música en uno de los actuales no tiene comparación -o eso es lo que podemos pensar en un principio- con la reproducción en una Jukebox?

Pues existen varios motivos.

En primer lugar, la tecnología también ha llegado a las actuales Jukebox. La calidad en la reproducción de la música en una Jukebox actual, en nada se parece a como podía sonar en una de hace unos cuantos, muchos, años.

La perfección del sonido en las actuales Jukebox no tiene nada que envidiarle a muchos de los aparatos en los que, normalmente, escuchamos nuestra música preferida hoy.

Y por otro lado -y no por estar en segundo puesto en esta explicación tiene menos importancia que el primer punto. Bien mirado seguro que, para muchos de nosotros, debería estar en el primero-, está ese componente tan importante de la nostalgia que, para los amantes del Vintage y del Retro es tan significativo a la hora de elegir nuestras compras.

Por eso…

Tener en casa una Jukebox, escuchar nuestra música reproducida en uno de estos aparatos representa, para los nostálgicos, ese viaje a “otros tiempos” que tanto nos gusta y del que tanto disfrutamos. ¿O no?

Verdaderamente, escuchar música en uno de estos “mágicos” aparatos es, para los enamorados del Vintage-Retro, mucho más que, sólo, escuchar música.

Oír las melodías que salen de nuestra Jukebox es percibir los sonidos de un pasado que echamos de menos, incluso cuando, por edad, no los hayamos vivido “en vivo y en directo”. Y es, además, transportarnos, mientras escuchamos esas cadencias que surgen de ella, a esos lugares en los que nos habría gustado estar.

Definitivamente, comprar una Jukebox es mucho más que comprar un aparato para reproducir música.

Última actualización el 2020-07-10 at 07:20 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados